Río 2016: La 'Peque' Pareto irrumpe historia del deporte argentino

Ratio:  / 0
MaloBueno 

paretoSin tiempo para llorar la retirada de Sebastián Crismanich, el único oro olímpico argentino en los Juegos de Londres 2012, el deporte argentino se abraza a su nueva estrella, una veterana Paula Pareto que este sábado abandonó el sobrenombre de 'Peque' para erigirse en 'Gigante'.

 

A sus 30 años, la judoca de San Fernando escribió la página más importante de su carrera con la conquista de la medalla de oro en el Arena Carioca 2. En ese escenario se desarrolló la competición de menos de 48 kilogramos, que encumbró a la argentina como sucesora de la brasileña Sarah Menezes.

El triunfo de Paula Pareto en Río de Janeiro está cargado de simbolismo, ya que no sólo la erige en la primera campeona olímpica del país sudamericano en una modalidad individual sino también en la única deportista argentina con dos preseas en unos Juegos Olímpicos.

La 'Peque' Pareto ascendió por vez primera al podio olímpico en Pekín 2008, donde fue bronce. Este sábado redondeó su historial. Campeona del mundo el pasado año en Astana (Kazajistán), la argentina pueda presumir ya de título olímpico.

Lo hace ella, el propio pueblo argentino y las principales cabeceras del país. "¡Peque de Oro!", titula Olé en su edición digital. También Clarín cede el protagonismo a la hazaña de la deportista de San Fernando, quien en la final derrotó a la surcoreana Bokyeong Jeong para hacer eterno su nombre.

Ese último combate le sitúa tras la estela del taekwondista Sebastián Crismanich, quien el pasado 2 de julio comunicó su retirada. Con ese anuncio dejó al deporte celeste y blanco huérfano de campeones en Brasil, pero la pena duró lo que tardó en intervenir Pareto en el Carioca Arena 2.

Prometió en la previa vaciarse en busca de su segunda medalla y su entrega le valió el oro tras derrotar sucesivamente a la rusa Irina Dolgova, a la húngara Eva Scernoviczki, a la japonesa Ami Kondo y a la coreana Jeong.

"Se dio algo soñado", festejó en zona mixta la argentina, aplaudida y vitoreada por el público anfitrión.

"Yo me tengo fe. Si no, no vendría a pelear. Sabía que era muy complicado pero todos los que vinieron estaban más convencidos que yo. Estoy más que feliz por la buena energía que recibí de la gente que vino y la esperanza de saber que se puede. La clave es la fe y la confianza en el trabajo que hacemos todos los días", expuso.

Este éxito pospone momentáneamente su intención de aparcar el judo por la medicina. "Ahora, me voy a dedicar a disfrutar", dijo.

Argentina tiene un nuevo motivo para celebrar. Cuatro años después de la victoria de Sebastián Crismanich en Londres, el nuevo ídolo deportivo es mujer y se llama Paula. La 'Peque' Pareto decidió brillar en Brasil.