40 años de la primera calificación perfecta en gimnasia artística en Olimpiadas (Video)

Ratio:  / 0
MaloBueno 

nadia

Un día como hoy, hace 40 años, Nadia Comenaci conquistó nueve medallas olímpicas de las cuales cinco fueron de oro. Fue la primera gimnasta que obtuvo una calificación de diez puntos (calificación perfecta) en una competición olímpica de gimnasia artística. No hay un ejercicio más famoso en la historia de la gimnasia que el obligatorio en las paralelas de Nadia Comaneci en Montreal 76. El primer 10,00 olímpico. La perfección.

 

Miles de aficionados a la gimnasia (y al deporte en general) son capaces de reconocer a la niña seria de flequillo perfecto y coleta alta adornada con lazos de algodón. De contar que los marcadores de Omega mostraron un luminoso 1,00 porque no estaban preparados para la ocasión. De citar a la rumana, que entonces tenía 14 años, como la gran estrella de aquellos Juegos, a la altura de Mark Spitz cuatro años antes, de Bolt en Pekín 2008, de Phelps en Londres 2012.

Pero son muchos menos los que saben que aquel primer ejercicio perfecto era relativamente sencillo pues todas las gimnastas de la competición debían ejecutarlo el primer día de la prueba por equipos. O que el 1,00 que era un 10,00 no era ni siquiera una novedad: Nadia ya lo había conseguido (en suelo) en la American Cup de ese mismo año con el mismo error en el marcador. Que la soviética Nellie Kim lograría poco después idéntica nota y casi nadie ajeno a la gimnasia la conoce o que en ese panel de cuatro jueces había una española, Mari Carmen González.

La gimnasta que asombró al mundo en 1976 y que huyó de Rumania justo hoyantes de la caída de Ceaucescu vive hoy en Estados Unidos, visita con frecuencia su país y divide el tiempo entre sus negocios, labores humanitarias y un niño de casi cuatro años.

"Yo no era de las que miraba el marcador inmediatamente después de una rutina pero recuerdo que hubo un increíble ruido", fue reviviendo el momento en una entrevista con Margarita Rodríguez de BBC Mundo décadas después de su hazaña.

"Incluso en ese momento no estaba segura de los que estaba pasando porque el marcador sólo tenía tres dígitos y lo que mostraba era 1.00. No había espacio para un 10".

"Para mí era lo máximo. No podías hacerlo mejor que eso".