España e Italia certifican su clasificación a octavos

Ratio:  / 1
MaloBueno 

espanaMadrid (EFE).- España, que venció a Turquía (3-0); e Italia, que derrotó a Suecia (1-0), certificaron su clasificación a los octavos de final de la Eurocopa, mientras que Croacia, que empató (2-2) con la República Checa, deberá esperar a su tercer duelo, el próximo martes ante La Roja, para consolidar su pase.

En Niza, España se llevó por delante a Turquía y logró la, hasta ahora, máxima goleada de la competición con un juego esplendoroso, afianzado por la eficacia de sus dos puntas, Alvaro Morata y Manuel Aguado Nolito y por la inmensa calidad de Andrés Iniesta.

Los delanteros firmaron bellos tantos. Dos Morata, aunque uno de ellos, que supuso el 3-0, en posible fuera de juego de Jordi Alba; y otro Nolito, que se abrazó tras acertar a Iker Casillas, quien le había adelantado que iba a anotar. De Turquía, nada se supo. Ni de Arda Turan, desaparecido en el tablero, igual que le sucediese en el debut de su combinado, ante Croacia, y silbado con fuerza por su hinchada.

Los de Vicente De Bosque acreditaron las buenas sensaciones exhibidas ante la República Checa. Esta vez sin sufrir. Resolviendo pronto y ejecutando un fútbol fastuoso, especialmente en el primer acto, en el que ya dejaron finiquitado el choque.

En Toulouse, Italia selló su avance a la siguiente ronda con un gol del brasileño nacionalizado italiano Eder Martins. En el minuto 87 aprovechó una dejada con la cabeza de Simone Zaza y se fue como un relámpago hacia el balcón del área sueca, donde se abrió hueco para disparar y batir a Andreas Isaksson. Un golazo en toda la regla que endulzaba para la "azzurra" un partido escaso de buen juego.

Porque Italia, reforzada por el brillante triunfo en su estreno ante Bélgica, fue fiel a su estilo. No arriesgó más de la cuenta y dejó que fuesen los suecos los que intentasen proponer.

Sin embargo, poco hicieron los nórdicos, que tuvieron el balón, pero no las ideas y se fueron diluyendo ante la fortaleza defensiva del rival. También Zlatan Ibrahimovic, que, como el resto de sus compañeros, lo tiene muy complicado para seguir en la Eurocopa, por la que transita, de momento, desorientado e ineficaz.

Croacia dejó escapar una ocasión de oro para asegurar su participación en la próxima ronda, descentrada después de que varias bengalas, lanzadas al césped desde la zona de sus aficionados en el minuto 86, obligasen al árbitro a detener el partido durante casi seis minutos, con 2-1 a su favor.

Un incidente que podría acarrear una dura sanción por parte de la UEFA. "No son aficionados, sino terroristas deportivos", afirmó Ante Cacic, seleccionador croata, tras el partido, indignado por el suceso y temeroso por lo que pueda suponer.

Habían transcurrido sólo dos minutos desde la reanudación, cuando una mano de Domagoj Vida dentro del área fue sancionada con penalti, que transformó en el empate a dos definitivo Tomas Necid.

De nada había servido que Ivan Perisic hubiese firmado el 1-0 en el minuto 37 y que Ivan Rakitic pareciese haber sentenciado con el 2-0 en el 59. Tres minutos después, Luka Modric, lesionado, fue sustituido por Mateo Kovacic y, a partir de ese momento, todo fueron malas noticias para Croacia y buenas para Chequia, que acortó distancias en el minuto 76 por mediación de Milan Skoda y terminó celebrando el empate y la remontada como si de un título se tratase.

España e Italia se unieron a Francia, que consiguió el jueves su clasificación, como selecciones que ya han logrado su presencia en los octavos de final de la Eurocopa.