La discapacidad no es un obstáculo para estos emprendedores

Ratio:  / 0
MaloBueno 

pag 3Durante todo el año, un grupo de niños y jóvenes del Centro de Educación Especializada del Carchi, elabora chocolates y otro tipo de artículos decorativos para venderlos durante diciembre y sumar fondos para sus actividades, la más anhelada: una cena grupal que los reúne en familia.
Beatriz Reyes, docente del taller, indica que los niños elaboran chocolates, chocopasas, bombón, entre otros. En diciembre, por Navidad, incrementan la producción, al igual que en febrero y mayo.

Jóvenes. Carmen Maribel Estrada tiene 18 años es una de las jóvenes con discapacidad que laboran en esta tarea. “Hacemos chocolates, empacado de especias como canela clavo de olor, la sellamos y nos vamos a vender. Al fin de año, nos vamos a comer y nos compran un regalo”, dice emocionada, mientras empaca los dulces. Ella, junto a sus demás compañeros hace este trabajo con minuciosidad. Milena Fuel, tiene 21 años y es otra de las participantes. Dice que cada año hacen esta actividad y reciben colaboración de la gente. La ayuda de sus instructoras es permanente para garantizar el proceso.

Talleres
Katty Mera, directora de este Centro de Educación Especializada, dice que estos talleres de confitería que se realizan los martes y jueves son una forma de capacitación. Apuestan por formar a estas personas en tareas que a futuro puedan convertirse en oficios que les permitan tener un ingreso económico, quizá hacer un emprendimiento.

Entes productivos. Mera considera que el apoyo de las instituciones públicas y privadas, ha sido clave para sostener este proyecto, pues son ellos sus principales clientes. En el Centro de Educación Especializada del Carchi están personas con discapacidad
Los precios de estos productos van desde 0.50 centavos hasta 3 dólares con un pequeño arreglo navideño. Todos los fondos son para los estudiantes.

El taller de confitería y especias ha sido un éxito, dice la educadora por lo cual anunció que se abrirán otra opciones para enseñar oficios a los estudiantes de acuerdo a sus habilidades. La meta es convertirlos en entes productivos para sus familias. Una planta docente en las áreas de terapia física, ocupacional, lenguaje, son parte del proceso educativo, que se adapta a las necesidades del estudiante. Son 75 estudiantes divididos en varios niveles para su formación.