45 años de una gesta heroica

00:54 2042 hits

45 años de una gesta heroica

Ratio:  / 0
MaloBueno 

10TULCÁN. A sus 80 años, el tulcaneño, Oswaldo Rosero recuerda con nitidez aquel 26 de Mayo de 1971, cuando una revuelta, un paro general de la población civil se tomó Tulcán para enfrentarse a los militares, de ese entonces, y al gobierno de José María Velasco Ibarra, presidente de la época. La razón, un decreto presidencial, según el cual se cobraría dos sucres a cada persona que cruzaba el puente internacional de Rumichaca; uno de ida, uno de regreso.

A sus 35 años, don Oswaldo, carpintero de oficio, cuyo taller está en las calles Olmedo y Junín, centro de la ciudad, dejó sus herramientas de trabajo y tomó las armas como cientos de tulcaneños que decidieron luchar para derogar este impuesto. Cuenta que la problemática se anunciaba desde febrero de aquel año.

Pese a querer dialogar con el gobierno para hacerle entender que la condición fronteriza de Carchi y Tulcán, sobre todo, traduce en un paso constante por esta frontera para actividades de comercio, la postura del gobierno no cedía, lo que terminó en la revuelta civil.
De aquella gesta, le queda como recuerdo, el coraje, la lucha, sus amigos fallecidos y la huella de una bala en su espalda. Habla con orgullo de las mujeres de aquellos días como partícipes claves. “Las Carvajalas, las Flechas, Carmen Romo, Rosana Sánchez, gente de trabajo; una valentía incomparable de las mujeres, ellas son las que los sostuvieron el paro, porque a nosotros nos llevaron presos, pero las mujeres mantuvieron ese paro”, afirma.

UN LIBRO
A sus 80 años y desde una esquina de la Plaza Central, sitio donde peleó hace 45 años, rememora que ya muy pocos de los de entonces están vivos. Lo que sí piensa es la fecha no debe olvidarse, sobre todo las nuevas generaciones. “No somos violentos, pero nos provocaron”, dice y con esto llama a defender los derechos del cantón, la provincia; ser más apegados a la tierra natal, a la defensa de sus garantías.

Relata que cuando los paracaidistas llegaban, los tulcaneños tomaron las armas del Club de tiro y se agolparon en puntos estratégicos para enfrentar a los militares. Desde el Parque Central de Tulcán, señala con precisión las huellas de disparos en la terraza del edifico de la Curia, lugar donde dice estaba junto a sus amigos. “Miguel Pozo murió como las 14:00, el compañero Vela que murió el 25 de Mayo y Carlos Terán falleció en la esquina de la Ayacucho y Olmedo”. También dice que había otros frentes ubicados por el Teatro Lemarie.

Este 26 de Mayo se cumplen 45 años de la gesta. Y hay quienes tratan de mantener vivas las lecciones de aquel episodio que terminó en la derogación del decreto, triunfo conquistado con la sangre de coterráneos, cuyas cifras no son precisas.

De este capítulo tulcaneño, el escritor Armando Tito Cerón Villamagua, ha escrito durante un año dos meses la novela “26 de Mayo: La revuelta olvidada”. De acuerdo con Cerón se trata de una obra con datos sobre la fecha, pero también con realismo mágico. La presentación del libro y un video documental, basado en este texto será mañana a las 19:00 en el Teatro Lemarie en Tulcán.

El video documental mostrará fotos de aquel entonces como un trabajo conjunto de Sonia María Bustos y Norberto Fuertes. También este jueves 26 de Mayo desde las 08:30 en radio Ondas Carchenses se podrá escuchar una radionovela del tema.