Crean subcomité de lucha al contrabando

18:51 386 hits

Crean subcomité de lucha al contrabando

Ratio:  / 0
MaloBueno 

p13TULCÁN. La lucha al contrabando agrícola en la zona de frontera se fortalecerá con la creación de un Subcoomité integrado por instancias como Aduana, Policía y Ejército.    Según Fabián Soriano, subdirector general de operaciones del Servicio Nacional de Aduanas del Ecuador, SENAE, la idea es trabajar también con instancias privadas y abordar desde el Subcomité temas como perfilamiento de controles, desarrollo de investigaciones, operaciones de campo, entre otros. Este es un trabajo que se viene ejecutando desde el año 2015 en la ciudad de Guayaquil y a partir de este año continúa en las diferentes provincias del país.

CIFRAS EN FRONTERA
Soriano detalló que el año pasado a nivel nacional se aprehendió 40 millones en mercancía de contrabando, esto pese a que el control se hace en las fronteras y se continúa al interior del país.
En la zona norte, los dos primeros meses del año han reportado cerca de 700 mil dólares en productos perecibles, frutas, vegetales, animales en pie de cría. El pasado lunes en el puente internacional de Rumichaca se registró un incidente con los pequeños comerciantes a quienes la Aduana les prohibió el ingreso libre de frutas y lefumbres que ellos traen desde Ipiales y expenden al por menor en los mercados de Tulcán. Según Francisso Hernández, director del SENAE, distrito Tulcán toda mercancía que ingrese desde el vecino país debe cancelar las formalidades aduaneras, aún cuando sean productos en menor cantidad.
La medida despertó el rechazo de los comerciantes quienes señalaron que desde Colombia se traen alverjas, manzanas, zanahoria, porque es un producto más barato. El director distrital del SENAE indicó que se harán reuniones con los comerciantes para informar sobre las medidas y capacitarlos para que hagan importaciones de manera legal.
Tanya Camargo, Intendenta de Policía del Carhi explicó que se coordinará con los vendedores de todos los mercados para ver una manera de ayudar a su trabajo y que el cumplimiento de las formalidades de Aduana no perjudique su tarea.
Los pequeños comerciantes de las plazas de abasto se mostraron inquietos por la normativa, pues indican que los impuestos son altos para las cantidades mínimas que taren.  Además, en el caso de la fruta son productos que no hay en la zona y que necesitan traer  para ofertar a los clientes. Consideran que la medida es  un golpe directo a su trabajo. Gran parte de los comerciantes de estos centros de abastos son personas de la tercera edad que se dedican a la venta de legumbres.