Tulcaneños se alistan para despedir al 2015

00:00 330 hits

Tulcaneños se alistan para despedir al 2015

Ratio:  / 0
MaloBueno 

portadilla-carchiLos tulcaneños están listos para decirle adiós al 2015. En familia se preparan para cumplir con las tradiciones propias de la media noche del 31 de diciembre y para eso hacen las respectivas compras de los monigotes y las caretas que personificarán a algún familiar, político o conocido que se quemará en la última noche del año.


Los comerciantes locales aprovechan esta tradición para realizar el comercio de estos artículos. Uno de ellos es Cristian Erazo, comerciante, ubicado en la Feria Navideña, junto al Parque Isidro Ayora. Cristian viene de una familia dedicada a la venta de estos artículos por más de 30 años. Su abuela María Carvajal les heredó el oficio y, hoy, en una carpa junto al Parque Ayora vende caretas y cabezas para los monigotes. Los precios, en el caso de las caretas, están desde 1.80 dólares,  las cabezas cuestan tres dólares. Toda esta mercadería hecha de cartón y periódico proviene de Quito y Guayaquil, pues su venta a partir del 27 de diciembre se incrementa. Cristian dice que en su caso lo que más ha vendido hasta ahora son las caretas de Rafael Correa.

BAJAS VENTAS
Por otro lado, en el mismo sitio está Blanca Tarapués, esta comerciante vende los monigotes hechos de aserrín. Los precios de acuerdo al tamaño van desde 3, 5, 8, y 10 dólares. También ofrece caretas y otros accesorios que se han vuelto populares para el 31 de diciembre; entre estos; pelucas de colores, antifaces, caretas de caucho, cuyos precios están entre los 5 y 7 dólares. “Las ventas han estado flojas, definitivamente se siente la crisis”, dijo Blanca quien señaló que a pesar de todo continúan atendiendo en sus locales hasta las 22:00.
Otro de los puestos tradicionales para adquirir monigotes es el de Lorena Ruiz. Ella, desde hace treinta años vende caretas, pelucas y monigotes en su local ubicado en la calle Olmedo y Pichincha. Junto a su madre ofrece monigotes desde 3 hasta 10 dólares. Lorena dice que si bien las ventas no han sido buenas, el Fin de Año es siempre una oportunidad para que la familia se reúna y mantenga las tradiciones. De ahí que señaló la quema del Año Viejo le genera ventas de última hora, pues indicó que faltando pocos minutos para las 00:00 hay quienes vienen a pedirle un monigote.

PARA NIÑOS Y ADULTOS
Lorena hace también monigotes muy pequeños que dice son del agrado de los niños. Los padres los compran para que ellos los traigan consigo. Otros compran estos monigotes de no más de 50 centímetros para colocarlos en los vehículos. Sobre las caretas, dice, tienen precios de 1 a 3 dólares y explica que por ser un momento de familia, hay quienes buscan en las caretas el parecido con algún personaje de la familia al cual se va a quemar.  Este tradicional local está abierto de 07:00 a 20:00 y el 31 de diciembre abrirá desde las 06:00 hasta las 00:00 para comodidad de quienes aún no tienen su monigote para despedir el año.
Además de los monigotes otra de las tradiciones que se mantiene es la compra de ropa íntima de color amarillo. En el Centro Comercial Popular los locales de este tipo de prendas tienen una variada oferta de productos por precios desde 2 dólares.