Pocos le dicen sí a la canasta comercial

03:03 884 hits

Pocos le dicen sí a la canasta comercial

Ratio:  / 1
MaloBueno 

carchiLa canasta comercial parecería no satisfacer del todo las expectativas de los 4 739 comerciantes carchenses que veían en la medida una puerta para la reactivación económica local. Así lo manifiesta Galo Mafla, activista de la Red de Apoyo al Comerciante Carchense, RACC, al indicar que la no inclusión de calzado y textiles, significó un perjuicio para la actividad de los pequeños comerciantes, toda vez que según Mafla, los textiles son el segundo ítem que más solicitan los compradores, luego de la tecnología.


“En el caso de los pequeños comerciantes no queremos dar el paso (a la canasta comercial)  porque es un cambio de nuestra matriz de trabajo” justifica.  Y aunque la mayoría parece tener ese temor y desconocimiento, la aplicación de la medida gubernamental que ya cumple un mes, tiene  su grupo de beneficiarios.  Según Francisco Hernández, director distrital del Servicio Nacional de Aduana del Ecuador, SENAE, en Tulcán, hasta la fecha son 60 canastas las que han cruzado el puente internacional de Rumichaca, acogiéndose a los beneficios que otorga el Gobierno. Hernández indicó que se trata de un monto de 70 mil dólares.
Entre los artículos que más se importan están: televisores, licuadoras, tóners y algo de confitería.
PROCESO GRADUAL
Diego Landázuri, gobernador del Carchi, refirió al hecho de que el número de importadores es reducido en relación al total de comerciantes; sin embargo, señaló, confía que gradualmente los comerciantes hagan uso de su cupo y opten por abrirse a otros giros de negocios e incluso asociarse para importar artículos en volumen. El director de SENAE complementó esta información al señalar que si bien existía cierta inconformidad de quienes venden ropa y calzado, por no haber incluido estos ítems en las 49 subpartidas que conforman la canasta; explicó que ya en nueve casos (comerciantes de textiles y calzado) ya han cubierto la mitad de su cupo de la canasta comercial; es decir, 4 284 dólares en compras.

DESCONOCIMIENTO
El titular distrital de esta instancia señaló que el desconocimiento de cómo funciona la canasta comercial sería una de las causas para que los comerciantes no se animen a hacer uso del cupo, por lo que hizo la invitación a acercarse al SENAE y solicitar la capacitación respectiva.
 Explicó también a la ciudadanía que quienes quieran adquirir algún artículo en Ipiales, contemplado dentro de la canasta (49 subpartidas) pueden hacer contacto directamente con la Cámara de Comercio de Tulcán, Centro Comercial Popular o los locales registrados y hacer el pedido e iniciar la adquisición con los comerciantes calificados y capacitados para la importación. Los artículos que hacen parte de la canasta comercial no pagan salvaguardias ni sobretasas, lo que sí cancelan es el IVA de 12% y Fodinfa 0,5%.
 
SÍ A LA OPORTUNIDAD
Y si son un buen número de comerciantes los  que no se arriesgan o desconocen cómo hacer el proceso, están por otra parte los que sí tratan de aprovechar su cupo, incluso cambiando su giro de negocio. Es el caso de Johanna Delgado, comerciante del C.C. Popular, desde hace 8 años. En medio de ciertas dudas, Johanna es parte de un grupo de 15 personas que han decidido asociarse  para tramitar la importación desde Ipiales en volumen. La comerciante explicó que están solicitando ayuda de la Aduana para este proceso, pero mientras tanto hasta la fecha han importado desde Ipiales televisores, impresoras, licuadoras, planchas, entre otros productos, al por menor, para venderlos a los turistas del interior del país.

VENTA POR PEDIDO
Pero la venta no ocurre como fue el planteamiento original; es decir, traer los productos y tener en Tulcán un local en el cual ofertar.  Johanna señala que en el caso de los pequeños comerciantes que no pueden importar grandes cantidades, y tampoco abrir un local, la idea es negociar directamente con el comprador interesado. La estrategia es hacerse conocer a través de hojas volantes para que quienes deseen traer algún artículo, los contacten. Así son los comerciantes quienes pasan el producto con los beneficios mencionados, los liquidan en Aduana y emiten una factura al consumidor final para que se lleve el artículo sin problemas.
El director distrital de Aduana, Francisco Hernández, especificó a través de los medios de comunicación que la canasta es para venta al consumidor final. Es decir, que un comerciante no puede vender, por ejemplo, diez televisores a la misma persona para negocio.
Los pequeños comerciantes que se han arriesgado a una segunda actividad como la venta al por menor de electrodomésticos, están los fines de semana incluso en el puente internacional de Rumichaca para “enganchar” clientes e informarles de cómo pueden ayudarles a traer un artículo cumpliendo todas las formalidades aduaneras y a cambio de una comisión.
La idea de los pequeños comerciantes es negociar con una importante cadena comercial de Ipiales para que les vendan los productos a menor precio. De momento, quien quiera adquirir un artículo en la vecina ciudad, puede comprarlo y al momento de declarar la mercadería, solicitar la ayuda de un comerciante calificado.

CONTACTOS
La ciudadanía interesada puede llamar a los números de contacto, entre estos el 0994449899,  09399645172 y 0989394268, también a través del Facebook Centro Comercial Popular o directamente en el lugar. Hojas volantes con esta información se están entregando los fines de semana en el control sur Las Juntas, Terminal Terrestre y puente internacional de Rumichaca.  Johana explicó incluso que los interesados pueden llamar y el comerciante les da el nombre y número de cédula, RUC o RISE,  para que compren el artículo a nombre de ellos y una vez lleguen a Rumichaca llaman  para hacer la liquidación de la mercadería en Aduana. A cambio, el cliente paga una comisión que oscila en el caso de los televisores entre 50 y 150 dólares por unidad, dependiendo del tamaño.     
Igual trámite se hace en  almacenes en Tulcán que en 8 días traen el pedido.