13-03-2018 | 16:35

La solución total al agua potable de Tulcán tardaría de 3 a 10 años

    carchi
    Tulcán
    .- Que las obras para ir solventando el cambio de red de agua potable y alcantarillado para el cantón, durarán entre 3, 5, y 10 años, fue una de las respuestas que el alcalde de Tulcán, Julio Robles, emitió ayer 12 de marzo en una Audiencia Pública, sobre el tema de agua potable.


La autoridad explicó que para llegar a ejecutar estos proyectos es necesario cruzar antes por una tramitología, en donde no solo interviene el Municipio, sino instancias de gobierno. Cumplir con todos los requisitos más la consecución del recurso económico toma por lo menos dos años.

 

Estudios Reconoció que su administración, que culmina el 13 de mayo de 2019, no alcanzará a solucionarlo todo. Serían entonces las tres próximas administraciones las llamadas a ir dando finiquito paulatino a la problemática.

Sin embargo, enfatizó que dejará a término de su gestión, los estudios que serán la base técnica para ejecutar los proyectos dentro de un plan establecido a través del Plan Maestro de Agua Potable.

Tras una exposición de dos horas sobre la situación de la red, la autoridad cantonal, respondió a las inquietudes que la Coordinadora Política de Mujeres envió por escrito.

Entre las respuestas principales, aseguró que el trabajo de reparación de las redes se viene desarrollando desde 2010 con intervenciones puntuales en sectores críticos como La Florida y El Charco. Manifestó que los últimos meses de este año serán decisivos, pues se planifica realizar la perforación de pozos para sumar caudal de agua, así como cambios de tramos de tuberías, además de la construcción de un tanque en María Magdalena.

Inquietudes Jenny Gabriela Reyes, integrante de las bases de la Coordinadora Política de Mujeres, sí asistió a la Audiencia, que se extendió hasta las 13:00. Consultó al alcalde por qué no se inició con los estudios antes, si ya se conocía de la situación de la red, en base a un documento existente que refería que dicha red ya debía empezar a reemplazarse desde 2015.

Robles respondió que el estudio de 1991 no es técnico, pero que desde 2010 la Alcaldía viene realizando diferentes trabajos para atender la problemática. Indicó que tomaría 12 meses tener una nueva línea de conducción.