01-08-2018 | 00:00
(I)

Dedican su vida a cuidar a personas con discapacidad

Un total de 300 personas que se dedican al cuidado de personas con discapacidad fueron reconocidas por el MIES en un programa efectuado ayer en Tulcán.

Tulcán. Un total de 300 personas que dedican su tiempo a cuidar a personas con discapacidad, fueron reconocidas por el Ministerio de Inclusión Económica y Social, ayer.

El evento se desarrolló en el auditorio del Consejo Nacional Electoral, donde hubo danzas y presentaciones artísticas para homenajear a estos héroes anónimos.

Conadis. Para Aida Táez, responsable del Consejo Nacional de Discapacidades, CONADIS, del Carchi, la importancia de quienes cuidan a las personas con discapacidad radica en el esfuerzo físico y psicológico que hacen y es importante visibilizar. Ellos reciben el Bono Joaquín Gallegos Lara de 240 dólares al mes. “Es importante a futuro considerar procesos de ayuda física y psicológica”. Por ejemplo, una persona que cuida a alguien en silla de ruedas debe hacer un esfuerzo físico fuerte que en algún momento puede traer secuelas.

En Carchi, existen 4903 personas con discapacidad.

Historias. María Méndez y su hija Martha Zulema Taimal, llegaron desde El Mortiñal, en el cantón Espejo. Martha Zulema tiene 39 años y discapacidad intelectual por lo cual precisa que su madre cuide todo el tiempo de ella. María relata que es un trabajo muy fuerte ya que debe ayudarla a vestir, asearla, preparar sus alimentos.

Una historia similar relató María Aguirre, de 63 años, quien hace 28 años se dedica al cuidado de su nieto Juan Carlos Benavides.

Viven en la parroquia Mariscal Sucre en el cantón Huaca. Juan Carlos, tiene discapacidad intelectual del 80% y epilepsia por lo cual María dice que su cuidado es bastante complejo.

Gastan cerca de 76 dólares mensuales para comprar los medicamentos que ayudan a controlar los cuadros epilépticos.

Mientras relata cómo es su día a día con su nieto de 28 años, a María se le quiebra la voz pues su preocupación es que después de ella difícilmente haya quien le preste los cuidados que él necesita. Además, él está acostumbrado a su abuela.