25-08-2018 | 10:09
(I)

Un reloj de piedra marca el tiempo en La Concepción

Una piedra fue tallada con los elementos de un reloj. Con los rayos del sol va girando una sombra y marca la hora exacta. La estructura atrae a los visitantes

Mira. Un esplendoroso sol cubre el cielo de un pueblito habitado, en su mayoría, por afroecuatorianos.

Se lo conoce con el nombre de La Concepción, la parroquia rural más poblada del cantón Mira, en la provincia de Carchi. Digna León, una mujer de 75 años de edad, mientras esperaba al almuerzo comunitario de los adultos mayores, advierte al visitante de la presencia de un reloj de piedra, que se ubica tras la iglesia del lugar

El reloj. La arquitectura religiosa, que según datos históricos, fue construida hace más de 150 años, se ubica en la parte alta, del parque de la urbe.

Doña Digna recordó que en años pasados, las tierras agrícolas del lugar pertenecían a una sola hacienda y el terrateniente fue el dueño y propietario de un reloj de piedra, el cual orientaba a los trabajadores del latifundio para el ingreso y salida de la jornada laboral, así como también la hora de la alimentación. Este reloj, según la habitante, estaba ligado al campanario de la iglesia.

El tilín talán de las campanas se lo escuchaba a decenas de kilómetros. Uno de los dueños de las tierras se llevó el reloj, que se convirtió en un símbolo del habitante de la zona.

Sin embargo, para estos días, uno de los religiosos quiso revivir esa costumbre. Hizo tallar un reloj de piedra y lo ubicó tras de la iglesia.

Con la luz del sol y apoyado por una varilla de hierro, que se encuentra incrustada en la boca de un ser humano, tallado en la piedra para el propósito, marca con exactitud la hora. Hasta el lugar llegan cientos turistas para conocer e igualar sus relojes.