En Nariño, colindante con la frontera norte de Ecuador, se impuso el SÍ

Ratio:  / 0

victimasTULCÁN. Seguir esperando. Eso parece ser lo que resta a los colombianos, luego de 52 años de guerra. El sorprendente NO, que ganó en el plebiscito del Acuerdo de Paz, del fin de semana anterior, mantiene aún desconcertados a gran parte de quienes habitan los pueblos de frontera, sobre todo, el sur del vecino país, que son parte de la lista de víctimas que han sentido de cerca las marcas de la violencia.

CONSULADO
Para Juan Colorado, cónsul de Colombia en Tulcán, ahora lo que queda es esperar que en los dos años que le restan al gobierno del presidente Juan Manuel Santos se puedan concretar acuerdos entre el Gobierno, las FARC y quienes votaron por el NO. Para el diplomático, el plebiscito se destaca como un ejercicio democrático que se vivió en el vecino país y la libertad de expresión, a lo que suma esto permitió evidenciar el rechazo por parte de los colombianos a lo que ha hecho las FARC, pero a su vez resaltó que hay la voluntad del Gobierno y las FACR para proseguir.
“Tal vez la gente piensa que hay mucha concesión con la guerrilla, a lo que se suma el tema de víctimas, secuestrados, salida de los menores del conflicto”, dijo Colorado al indicar que los resultados son una lección para el Gobierno; “El presidente tiene ese plazo (dos años), el país no; uno o dos años más de conversaciones son mejores que otros 52 años de guerra”. El diplomático indicó que en el Consulado de Colombia en Tulcán ganó el SÍ, al igual que en el resto de Consulados del extranjero, donde esta opción a favor fue la tendencia.

LOS INDÍGENAS
Ramiro Estacio, ex senador de la República por las comunidades indígenas, señaló que las comunidades indígena campesinas del sector rural dijeron SÍ. “Se demuestra que las comunidades que han sido golpeadas por la violencia querían la paz, a lo mejor las familias de los sectores urbanos que no sintieron la violencia, no estaban de acuerdo con lo planteamientos”.


Para Estacio, el plebiscito se politizó por el juego de palabras e incluso la cuota mediática. “La parte urbana como no siente la violencia ha dicho NO a los acuerdos, nosotros que estamos en la parte rural, hemos dicho que SÍ”, dijo, aunque señaló que esto no debe ser un tema para polarizar el SÍ y replantear acuerdos con los sectores armados, las víctimas y la ciudadanía; auguró que el deseo que no se detengan el proceso y que las fuerzas políticas sigan la laucha por una paz. Ahora resta diálogos de fuerzas y partidos política para consensuar mirar ciertos y corregir errores.

Para Efrén Tarapuéz, gobernador del resguardo indígena del Gran Cumbal y exsenador de la República de Colombia, los resultados del plebiscito indican la división en tres fracciones de los 45 millones de colombianos, los del SÍ, los del NO y los que no votaron Destacó que los pueblos indígenas votaron por el SÍ porque son estos sectores los que más han sufrido la guerra estos 52 años; territorio que dijo, aún están ocupados por las FARC y el ELN.

GANÓ LA OLIGARQUÍA

“El NO quizá es una reacción al Acuerdo de La Habana, como el pago de cárcel para ciertos guerrilleros”, además indicó que una Ley Tributaria que está en el Congreso y que encarece los costos de varios productos de la canasta básica, pudo ser un factor para el rechazo de la gente al gobierno de Santos.

En Colombia somos 102 pueblos indígenas con cerca de 2 millones de personas, agregó. “El NO representa a la oligarquía colombiana y al terrorismo, es como decir que ganó Uribe”. “No sabemos que irá a pasar, todos los colombianos, necesitábamos la paz y ahora estamos esperando qué pueda suceder”, dijo Edwin Arcos, quien pertenece al resguardo indígena de Chiles y cuenta que acudió a votar por un Sí esperanzador, que finalmente perdió en las urnas.

A su juicio, una escasa información respecto del proceso pudo ser el factor influyente para que hubiera gran número de abstersiones ante el plebiscito. Hasta las 15:50 de ayer, la Registraduría Nacional del Estado Civil de la República de Colombia, contabilizó 99,98% de los votos con 49,78% por el Sí (6 377 482) y por el NO 50,21% (6 431 376). Según esta entidad del 100% de colombianos facultados para ejercer el voto, solo un 37,43% sufragaron, es decir 13 066 047 de un total de 340 899 945.


En Nariño, departamento del sur colombiano, colindante con la frontera norte del Ecuador, se impuso el SÍ con el 64,81% (252 047) frente al NO que logró 35,18% (136 283). Esta es una de las zonas donde se registra alta presencia del grupo subversivo a través del bloque sur occidental, frente 29.