Un año después de que Tulcán sea declarada zona deprimida, no hay repunte comercial

Ratio:  / 0
MaloBueno 

comercioTULCÁN. El próximo 10 de septiembre se cumple un año de la visita del presidente Rafael Correa al Carchi, cuyo principal resultado fue la aplicación de un plan de reactivación económica ante la crisis de la zona norteña.

Para comerciantes como Estefanía Paspuel, un año después de que Tulcán sea declarada Zona Deprimida no hay avance. Dice que en su caso la medida que mayor expectativa le generó fue la canasta comercial transfronteriza, pero se llevó una decepción cuando supo que no se incluyó los textiles, que son su giro de negocio. Sin embargo, reconoce que varios compañeros sí usaron el cupo.

Optaron por cerrar sus locales y dedicarse a vender el cupo en Rumichaca, a captar clientes para ganar un porcentaje a cambio de la legalización de un artículo procedente de Colombia, generalmente televisores. 


La apreciación de esta comerciante sobre el fracaso de la canasta comercial, se refleja en los datos que esta medida tiene tras haber concluido el pasado 12 de junio. Nelson Cano, presidente de la Cámara de Comercio del Tulcán, indica que a través de esta idea, el Gobierno pretendía inyectar 54 millones de dólares al sector comercial. No obstante, lo que movió por este concepto fueron 4 millones 100 mil dólares, es decir un 7% de un total de 4739 comerciantes.


Tampoco Wilson Morales, comerciante, dice ver reactivación económica local y eso tomando en cuenta que el peso colombiano está a la baja. (2700 por dólar). La expectativa de este comerciante y de miles como él es que la aprobación de un nuevo cupo amplíe los ítems para importar libre de salvaguardias.

El representante de la Cámara de Comercio tulcaneña, indica que el pasado 7 de junio sostuvieron una reunión con autoridades del Ministerio Coordinador de la Producción para solicitar que la canasta no solo se amplíe un año más, sino que otorgue dos cupos anuales a cada comerciante; mas aún que se incluya a quienes tengan como segunda y tercera actividad el comercio.

Y lo más importante que las partidas se incrementen de 49, que tuvo la primera, a 150. Destacan textiles, calzado y juguetería lo que serviría para apoyar al pequeño comercio que hacen más de 3000 personas, registradas en el SRI. Pese a que la canasta, en su segunda fase, ya fue aprobada, su aplicación no se define.


Lupe Caicedo, jefa política del cantón Tulcán, indicó que si bien no se ha logrado ‘solucionar’ la crisis, sí se han dado avances. Refiere que los créditos otorgados por BanEcuador han sido un alivio para comerciantes y agricultores, no solo para seguir con su actividad, sino para restructurar deudas. Indica que cerca de 15 millones en créditos se entregaron a comerciantes para usar la canasta. Diego Landázuri, gobernador, señaló que están compilando cifras para dar a conocer en que se logró avances.