La papa asada tuvo su festival

02:44 2935 hits

La papa asada tuvo su festival

Ratio:  / 0
MaloBueno 

papaTULCÁN. El apetecido plato lleva tripa mishqui, cuero, concho, y lo más importante, la papa. Este conjunto de ingredientes hacen que la ‘papa esmerilada’ carchense sea uno de los platos más apetecidos por todo tipo de paladares.   

Comensales como Sandra Revelo, no saben explicar dónde radica el encanto de esta oferta gastronómica, lo que sí es cierto, dice, es que “el plato conquista a cualquiera”. Es casi una obligación consumirlo en familia, abarrotando los pequeños puestos que al norte y sur de la ciudad se han improvisado. La sazón de sencillas mujeres ha captado cientos de clientes colombianos y ecuatorianos.
A la hora de comer, no importa el humo que se desprende de la hornilla, mientras se asa la tripa; la gente espera para comprar su plato y disfrutarlo. Durante las noches de jueves y viernes, al sur de Tulcán, a partir del sector de la Industria Lechera, pasando por el Club 70, hasta el cuartel Mayor Galo Molina hay cerca de 30 pequeñas carpas improvisadas.

UNA TRADICIÓN
Una de estas es la de de Zoila Piedad Jiménez, quien  lleva en esta actividad 22 años. Empezó como ayudante, pero luego decidió abrir su propio local y trabajar frente la Clínica Nova.
Recuerda que la papa asada se limpiaba antes con una lata de atún con agujeros en la base, sin embargo, en varias ocasiones la lata lastimaba sus manos. Decidió entonces usar una hoja de sierra (segueta). Con esto limpia la papa a medida que se va asando en la hornilla al carbón. Esta mujer de 59 años  es de las pocas que aún conserva este ‘estilo’. Dice está acoplada, es fácil y seguro. Pero recuerda que hace ya varios años, una señora que también vendía por el Terminal, instaló un esmeril. Al principio, la práctica resultaba extraña, pero pronto viendo la rapidez que ofrecía esta herramienta muchas decidieron instalarlo, olvidar la lata de atún y la cegueta y empezar a hacer ‘papa esmerilada’.
Sera quizá esto lo que cautiva la atención de los comensales. En más de dos décadas de trabajo muchas cosas han cambiado, dice. Antes usaban una hornilla artesanal hecha del resto de tanques metálicos y una parrilla. Es más, hace veinte años, la venta era en pedazos de papel.   
En Tulcán, la papa no conforme con ser un ingrediente consentido en la dieta, también se asa y  esmerila. Y así se prepara más rápido un generoso plato que aderezado con ají se vende entre 2 y 2, 50 dólares.

FESTIVAL
La gente se dispone a comer en estrechas bancas en la vereda, de pie, o en carros, lo cierto es que pocos se resisten a probar este nutritivo plato que en horas de la tarde y noche,  en medio del intenso frío tulcaneño, resulta ideal, antes de ir a descansar.  
Como Zoila fueron un grupo de 10 mujeres las que ayer hicieron parte del ‘Festival de la Papa Asada’ en el Parque Isidro Ayora. Iniciativa del Gobierno Provincial cuyo fin fue rescatar la importancia de este plato tan propio de la provincia. Damaris Guerrón, jefe de la Unidad de Turismo de la Prefectura, señaló que  el objetivo con estas emprendedoras mujeres fue asociarlas para que sean reconocidas legalmente en la actividad que realizan. Hace dos meses se inició con un proceso de capacitación para aprender con expertos cómo manipular alimentos, atender al cliente y hacer un mejor trabajo gastronómico.
Además con una inversión de 15 mil dólares, la Prefectura equipó a las asociadas con un coche para asar las papas, un esmeril y uniformes que ayudarán a que hagan un mejor trabajo.
Se entregó un reconocimiento a la mejor ‘Pasa Asada’ como un motivante para que más mujeres que preparan este plato se animen a capacitarse y asociarse.
Este arduo trabajo ha sido el sostén del hogar para madres solteras como María Amparo Canacuán quien decidió ubicar un puesto, cerca al coliseo 19 de noviembre. Por semana compra de 4 a 5 quintales de papa capiro para vender junto con 30 libras de tripa mishqui para dos días. “Nunca, nadie se acuerda de nosotros”, dijo María Chanfuelán quien lleva 26 años en este trabajo y nunca imaginó que su trabajo sería motivo de Festival.