26-08-2018 | 09:53
(I)

Presión alta: 9 millones de muertes al año

La tensión arterial normal en adultos es de 120 mmHg1 cuando el corazón late (tensión sistólica) y de 80 mmHg cuando el corazón se relaja (tensión diastólica).

Ibarra. Elena Flores es hipertensa, todas las mañana se debe tomar una pastilla para mantener su presión controlada.

Aseguró que ya no la necesita porque hacer ejercicios desde hace cinco años le ha ayudado con su problema de salud.

De acuerdo a las estadísticas del hospital San Vicente de Paúl, en 2018, han sido atendidas 1 972 personas con hipertensión, un factor de riesgo asociado a las enfermedades cardiovasculares.

La presión alta, tensión alta o hipertensión, es un trastorno en el cual los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, haciendo que el corazón realice más esfuerzo para bombear la sangre, si no se controla puede provocar un infarto de miocardio, un ensanchamiento del corazón y a la larga, una insuficiencia cardiaca, explicó la doctora Verónica Pinto.

Organización. En 2013, para el Día Mundial de la Salud, la OMS y sus asociados abordaron el problema de la hipertensión arterial.

Aunque afecta a uno de cada tres adultos, sigue en gran medida oculto. Mucha gente no sabe que tiene hipertensión porque no siempre produce síntomas.

La consecuencia son más de nueve millones de muertes anuales, entre las que se encuentran aproximadamente la mitad de las causadas por los ataques cardíacos y cerebrales.

Control. La doctora Nancy Escobar, del HSVP, aseguró que si el paciente tiene los valores de su presión arterial por encima de los 140/90 mmHg debe acudir al médico. Además, iniciar una dieta balanceada y realizar actividad física, ya que el usuario por lo general no demuestra ningún síntoma, pero comienza a sentir en algunos casos mareos, dolor de cabeza. La doctora recomienda al paciente hacerse siete tomas de presión arterial una semana antes de asistir a una consulta.

PARA EVITAR ESTE PROBLEMA
La hipertensión arterial y sus complicaciones como insuficiencia renal, ceguera, infartos, derrames cerebrales, entre otros, constituyen en el 2010 la primera causa de mortalidad en el Ecuador. En territorios como Manabí, Esmeraldas, Cañar, Los Ríos, Azuay y Napo existe mayor incidencia de esta enfermedad, según el Ministerio de Salud Pública. El corazón bombea la sangre y la fuerza que ejerce contra las paredes de las arterias se llama presión arterial. Ésta estará más elevada o baja dependiendo del ritmo cardiaco, por lo que la hipertensión arterial es una enfermedad cardiovascular. Cuanto más alta es la tensión arterial, mayor es el riesgo de daño al corazón y a los vasos sanguíneos de órganos principales como el cerebro y los riñones. Las personas con hipertensión que también tienen un alto nivel de azúcar en la sangre, hipercolesterolemia o insuficiencia renal corren un riesgo incluso mayor de sufrir un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular, según la OMS. Por tanto, es importante hacerse revisiones periódicas de la cantidad de azúcar y de colesterol en sangre y del nivel de albúmina en la orina.