06-07-2018 | 10:07
(I)

Avión con cuerpos de pareja asesinada llegará cerca del mediodía a Quito

Quito (EFE).- El avión que traerá a Ecuador los cuerpos de la pareja secuestrada en abril pasado cuando se trasladó a la provincia de Esmeraldas, fronteriza con Colombia, y que fue asesinada en cautiverio, llegará a Quito cerca del mediodía, informó hoy una fuente diplomática.

Sin profundizar en detalles, la fuente indicó a Efe que la aeronave de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), que debía salir de la ciudad colombiana de Pasto a las 08.00 hora local (13.00 GMT), a esa hora no había salido aún de Ecuador.

La Secretaría Nacional de Comunicación (Secom) informó ayer que los cadáveres de Óscar Villacís y Katty Velasco saldrían este viernes temprano desde Pasto en una aeronave, en la que se prevé que también viajen los familiares de la pareja asesinada por disidentes de las FARC, según las autoridades ecuatorianas.

Según lo previsto, al canciller José Valencia, presente ya en el aeropuerto, se le unirá la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Rosana Alvarado, para recibir los cadáveres de la pareja y a sus familiares.

En principio los cuerpos serán trasladados a la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas para realizar los respectivos actos fúnebres, aunque ello dependerá de la decisión de sus familiares.

Los familiares de la pareja, cuyos restos fueron hallados en una fosa en el departamento colombiano de Nariño (suroeste), criticaron el miércoles a los Gobiernos de ambos países porque dicen que no hicieron nada “para rescatarlos”.

El director del Instituto de Medicina Legal de Colombia, Carlos Valdés, confirmó que dos cadáveres hallados en Tumaco, una de las regiones más convulsas de Colombia, corresponden a Villacís y a Velasco, tras exámenes de dactiloscopia.

El secuestro fue notificado el pasado 17 de abril por el Gobierno de Quito, que divulgó en ese momento un video que le había llegado en el se veía a Velasco y Villacís amarrados y vigilados por hombres armados con fusiles.

En el video, la pareja afirmó que no tenía nada que ver con la situación de orden público en la frontera de Colombia con Ecuador y pidió al presidente Lenín Moreno que los ayudara para volver a la libertad.