07-09-2018 | 16:39
(I)

Asamblea Nacional brinda información a Fiscalía sobre corrupción interna

Quito. La presidenta de la Asamblea Nacional (Parlamento) de Ecuador, Elizabeth Cabezas, entregó este 7 de septiembre a la Fiscalía información sobre denuncias de supuestos cobros indebidos a asesores y funcionarios de esa entidad por parte de legisladores.

La jefa del Parlamento solicitó al Ministerio Público que se inicien las investigaciones necesarias, sobre la información que ha circulado en las redes sociales, durante los últimos dos días, sobre la supuesta entrega de parte de los salarios de asesores y funcionarios a legisladores que los contrataron.

“Debemos sentar precedentes y actuar con responsabilidad para que se sancione legalmente a quienes han incurrido en actos ilícitos”, subrayó Cabezas en declaraciones difundidas por la Asamblea Nacional.

Según ella, el Legislativo “tomará las medidas en el ámbito administrativo” sobre este tema, pero recalcó que “deben ser los órganos de justicia y control los que establezcan las sanciones en los otros ámbitos de la ley”.

“Como presidenta de la Asamblea voy a seguir trabajando por la dignificación e independencia de este poder del Estado. Lamento que intereses particulares y políticos traten de empañar el trabajo arduo que desde la Asamblea venimos realizando” en el combate a la corrupción, agregó.

Aseguró que en el Legislativo “no existe espíritu de cuerpo, no existe impunidad” y dijo que los asambleístas quieren “trabajar para que se conozca cada uno de estos casos y sean investigados y sancionados en debida ley”.

En días pasados circuló en algunos medios de información y en redes sociales versiones de supuestos asesores que, bajo anonimato, advertía de que legisladores que les habían contratado, cuyos nombres no han revelado, les exigían que entregasen parte de sus remuneraciones.

De momento, no se han presentado denuncias específicas.

Fuentes próximas a la Asamblea dijeron hoy a Efe que la costumbre de pedir una porción del salario a funcionarios públicos en cargos de confianza es una práctica conocida desde hace tiempo y que esos fondos no van a parar al “jefe”, en este caso al legislador, sino que son destinados a sus proyectos políticos o electorales en una suerte de “aportación” colectiva.