Anorexia y Bulimia: Un canon de belleza destructivo

10:57 652 hits

Anorexia y Bulimia: Un canon de belleza destructivo

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Untitled 5“No lo puedes controlar. Te miras al espejo y solo puedes ver a una persona obesa. Tu vida se va desmoronando y sientes una desesperación fatal. Estuve a punto de morir pero me salvé… y fue de milagro”, comenta Angie (nombre ficticio).
Todo comenzó cuando tenía 15 años. Su obsesión por lucir como sus artistas favoritas la llevó a mirarse constantemente en el espejo y analizar cada parte de su cuerpo.
“Me miraba y pensaba que mis brazos estaban muy anchos, mis caderas debían ser más redondas y mi abdomen no se veía tan plano y con esa cintura tan marcada. Cada día me miraba más lo hacía en el espejo antes de salir, en los vidrios de la casa, en los vidrios del bus, en las ventanas del colegio. Todo el tiempo. Me atormentaba con esos pensamientos”, explica.
Fue entonces cuando entró a internet y buscó una dieta “ideal” para conseguir el cuerpo deseado. “Primero empecé a comer solo verduras. Las odiaba y después de unas dos semanas me encontraba comiendo una hamburguesa el fin de semana. Me sentía pésimo así que volvía a la dieta. Luego pasé a tomar solo líquidos. Moría de hambre pero me miraba al espejo y no veía resultados a pesar de que en mi casa me decían que estaba demasiado flaca”, afirma.

DISTORSIÓN
En ese momento su cerebro le estaba jugando una mala pasada. “Se trata de una distorsión de la realidad”, comenta Verónica Recalde, psicóloga.
“Lo que sucede es que están tan metidos en su problema que ya no pueden mirarse realmente y ver que están bajos de peso. Lo que causó esa confusión no se va a ir tan fácil”.
El doctor Francisco Ferre, jefe de Servicio de Especialidades Psiquiátricas del madrileño hospital Gregorio Marañon, dijo en una entrevista a la agencia EFE que: “La imagen que tenemos de nuestro propio cuerpo es simbólica y es algo que vamos teniendo desde niños. Por eso, cuando sufrimos algún tipo de situación traumática relativa a nuestro físico en las etapas de la infancia o adolescencia podemos quedar marcados para siempre”.
Solo ellos se ven así. Y cada día se enfrentan a su peor enemigo, el espejo. Las consecuencias pueden ser muy graves.
Este trastorno no solo lo sufren las personas que se ven gordas y que caen en desórdenes alimenticios como la anorexia o la bulimia., también aquellas que al enfrentarse al espejo este les devuelve una imagen de sus facciones añejada de la realidad.

SE SALVÓ DE LA MUERTE
La vida de Angie fue un tormento por aproximadamente tres años, después de los cuales cayó gravemente enferma. “Tenía mareos constantes, perdía mi cabello, tenía problemas con mi ciclo menstrual. Me detectaron anemia pero como no podía superar mi problema la anemia se agravó y tuve problemas del corazón”, dice.
Apenas a sus 18 años , Angie, sufrió un preinfarto. Afortunadamente fue atendida a tiempo y pudo sobrevivir.“Ahí me decidí a contar a mis padres lo que me pasaba. Ellos no se habían dado cuenta porque cuando tienes anorexia o bulimia aprendes a esconder muy bien tu secreto”, detalla. A partir de ahí buscaron ayuda en un centro de Quito y su recuperación duró tres años más.
“Ahora puedo decir que estoy caminando hacia la salida. Es muy duro salir de esto. Pasó tanto tiempo pero aún no estoy libre completamente. Cada día es una lucha por no retroceder un paso. Sé que si no lo han sufrido no lo van a entender, pero lo único que puedo decirles es que no caigan, no dañen su vida ni la de su familia. Cada persona es diferente y deben aprender a aceptarse tal y como son”.

EN INTERNET
La influencia de internet es los trastornos de la alimentación (principalmente anorexia y bulimia) es decisiva. Allí encuentran multitud de consejos para no comer, ocultar a la familia su enfermedad, purgarse más efectivamente, pero también consiguen apoyo emocional a sus metas y una estimulación para continuar con una carrera de autoconstrucción.
Son las páginas web “pro Ana” y “pro Mia”, como se conoce a la anorexia y la bulimia, respectivamente.
Frente a este problema han surgido diversas iniciativas que buscan reducir la presencia de estas páginas (blogs en su mayoría) en los primeros puestos de los buscadores. Posiciona contra la anorexia fue una de ellas, surgida en 2008 y que pretendía utilizar palabras clave para colocar en las primeras posiciones de los buscadores webs que alertaran sobre los verdaderos peligros de la anorexia y la bulimia, dejando aquellas pro Ana y Mia en un lugar menos visible y, por tanto, más difíciles de acceder.
Más de 300 webs se sumaron a esta iniciativa, que consiguió un éxito inmediato. Más de 16 de las primeras 20 referencias marcadas con Google al buscar términos como: “carreras de kilos” (competiciones por ver quién adelgaza más), “ayudar a vomitar”, “engañar comidas” o “tips Ana y Mia” buscaban alertas a quien buscaba consejos para profundizar en su trastorno.
Los especialistas piden prestar más atención a lo que hacen sus hijos y si identifican algún trastorno hablar con ellos para que no sientan que están solos.
EN LOS NIÑOS
Pero en la actualidad este problema no solo es de los jóvenes pues también aparece en algunos niños. Es un trastorno de la alimentación que se caracteriza porque el niño, aunque tenga apetito, se niega a comer. Los niños y niñas con anorexia tienen inapetencia sin una razón aparente.
Este grave trastorno de la conducta alimentaria tiene tres tipos de causas:
-Psicológicas: sobre todo cuando hay una relación conflictiva con la madre o cuando la misma o alguna otra persona de la familia también es anoréxica. Los niños suelen imitar estas conductas.
- Orgánica: debido a una enfermedad subyacente que provoca inapetencia. En este caso, hay que identificar y curar esta enfermedad.
- Funcional: una alteración en el desarrollo del hábito alimentario. Los malos hábitos de alimentación pueden llevar a los niños a la anorexia.
La nutricionista Teresa Acosta comenta que es importante que los padres presten atención a los hábitos alimenticios.