La ética vital de Pilar Núñez

12:46 836 hits

La ética vital de Pilar Núñez

Ratio:  / 2
MaloBueno 

pilar nunezQUITO. Los sueños de la doctora Pilar Núñez no terminarán con su dolorosa y temprana desaparición.

Porque los seres humanos como ella, tan únicos, dejan huellas profundas en el corazón y en el alma de quienes tenemos la obligación de tomar la posta e intentar alcanzar su utopía.


Doctora en Comunicación, investigadora mediática y exasambleísta de PAIS durante la Constituyente de Montecristi, peleó cada palabra y cada línea de lo que sería el documento base para incluir a la comunicación social y a la información como un derecho de los ciudadanos.


Fue una mujer valiente y directa.


Nunca dejó de decir lo que creía que debía decir, aunque le cueste la incomprensión y el ostracismo.


Nunca dejó de luchar porque el ejercicio de la política también fuera frontal, valiente y sincero.


Tuve el provilegio de trabajar con ella en un proyecto que nunca salíó a la luz, porque nos ganó otro grupo que tenía las palancas y los “contactos” para ganar.


Pero durante esos seis meses de trabajo, que ni ella ni yo ganamos ni un dólar, aprendí a conocerla fuera de las aulas universitarias, donde se había convertido en un mito.


Respetada y temida, no pertenecía a este mundo mojigato, “políticamente correcto”, en el que callar y disimular y ser hipócrita es la única manera de sobrevivir. Ella era drásticamente ética.


Su forma de ser y actuar incomodaba a muchos que se decían de izquierda, pero no estaban dispuestos a luchar con su vida.


Un sector del oficialismo la desplazó y ella asumió que las limitaciones gubernamentales terminarían estropeando la idea de crear un sistema nacional de comunicación no represivo, pero sí plural y democrático, sin exclusiones.


Hace solo dos semanas hablé con ella. Estaba armando un observatorio de medios, pese a que la enfermedad ya la había derrotado.


Ya no está en este mundo. Pero siempre vivirá en un rincón de mi alma.