Fernández cree faltó integración económica y de comunicación en Suramérica

Ratio:  / 0
MaloBueno 

fernandezQuito (EFE).- La expresidenta de Argentina Cristina Fernández señaló hoy, en Quito, que en Suramérica hubo integración política en los últimos años, pero faltó la económica y la de comunicación.

"Teníamos una gran integración política, pero no tuvimos una integración comunicacional, ni tuvimos una integración económica", se lamentó Fernández en un discurso en la Asamblea Nacional de Ecuador, donde recibió la condecoración "Manuela Sáenz", una iniciativa criticada por sectores de la oposición y algunos representantes de diferentes grupos sociales.

Sobre la comunicación, la exmandataria argentina opinó que no lograron reaccionar ante lo que pasaba en cada uno de los países. "Lo que dicen los sectores conservadores, restauradores, aquí es exactamente lo que dicen en todos los otros países", comentó.

La región requiere una mayor integración económica, dijo al indicar que en el Mercado Común del Sur (Mercosur) se observa que el 80 % del intercambio comercial "es fuera de la zona y solamente, no llega, al 20 por ciento el comercio intrazona".

Señaló que en países como Ecuador, Bolivia o Argentina se compra a otras naciones productos que pueden provenir de la región.

Fernández se lamentó de que no se haya logrado "construir el Banco del Sur, que era la gran apuesta que la región tenía para lograr esta permanencia de las políticas".

Se refirió a los que denominó "Gobiernos progresistas" que han estado en el poder en los últimos años en varios países de América del Sur, cada uno con sus particularidades, los que, según dijo, "lograron incorporar a millones de sudamericanos a la vida digna".

Al igual que la presidenta de la Asamblea de Ecuador, la oficialista Gabriela Rivadeneira, alertó sobre lo que algunos sectores de izquierda consideran un "plan restaurador" que atribuyen a fuerzas de la derecha que buscan retomar el poder en la región.

Fernández opinó que si se hubieran mantenido las fuerzas políticas en la región como hace algunos años, Dilma Rousseff no hubiera corrido la suerte política que atravesó este año en Brasil. y que la llevó a perder el poder tras un juicio político.

Por otra parte, dijo que pasa la posta en la lucha contra los paraísos fiscales y lo que llamó "fondos buitres" a Ecuador, que el pasado viernes asumió la presidencia del Grupo de los 77 más China.

Un aparte del discurso lo aprovechó también para señalar que el asunto de las Malvinas "no es un reclamo argentino; se ha convertido, a Dios gracias, en una demanda regional y global porque hay que decirle no al colonialismo, cualquiera sea su signo, aún un colonialismo militar y territorial".

Al recibir la condecoración en la Asamblea, sin presencia de los legisladores de oposición, Fernández dijo que no la tomaba en términos individuales sino "en nombre de millones y millones de compatriotas, no sólo de mi país sino de la Patria Grande".

"Siento que no me la está entregando únicamente la hermana y querida república de Ecuador. Siento que es un reconocimiento para ese proceso histórico del siglo XXI, de lo que yo llamo la Patria Grande", asumió.

Rivadeneira, del partido Alianza País, que lidera Rafael Correa, apuntó que ve en Fernández "una profunda vocación latinoamericana" e integracionista que ha sido, en su opinión, protagonista de lo que tildó como "ciclo histórico progresista de reparación ética y social".

Según la presidenta de la Asamblea de Ecuador, de mayoría oficialista, la política de Fernández y de su esposo, el fallecido Néstor Kirchner, corrigió las desigualdades en Argentina.

La condecoración a Fernández también encontró adversarios, como el legislador opositor Andrés Páez, quien en su cuenta de Facebook anotó que la condecoración supuestamente la entregó Rivadeneira "por su cuenta y riesgo".

"Sepa usted bien que los ecuatorianos pensamos que usted no merece ninguna condecoración y que, por el contrario, primero debe rendir cuentas de sus actos durante su Gobierno en su país", añadió en un video en el que habla a Fernández.

También el asambleísta opositor Diego Salgado rechazó la condecoración. "Manuela Sáenz luchaba por la libertad. No para el enriquecimiento propio y de sus amigos #NoCondecorenALaKK", escribió en su cuenta de Twitter.