Correa ironiza con el FMI por "pequeño error" de "casi el 100%" sobre Ecuador

Ratio:  / 0
MaloBueno 

presidenteQuito (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, criticó hoy al Fondo Monetario Internacional (FMI) por un ajuste en su previsión de decrecimiento económico del país andino en 2016, que situó en -2,3%, frente al -4,5% de una estimación previa, lo que el mandatario calificó con ironía de "pequeño error".

"¡Prohibido olvidar! Se lo dijimos. El FMI 'ajustó' su estimación de crecimiento para Ecuador de -4,5 a -2,3%, es decir, un 'pequeño' error de casi el 100%", escribió el gobernante en su cuenta de Twitter.

Correa destacó que el cálculo del FMI sobre Ecuador mejoró a pesar del terremoto que sufrió el país en abril pasado, que debió haber incrementado la tasa negativa por el impacto que la catástrofe tuvo en la economía ecuatoriana.

Según el Gobierno de Ecuador, la reconstrucción de la las zonas afectadas por el terremoto, que golpeó en especial a las provincias de Manabí y Esmeraldas, en la costa norte del país, rondará los 3.344 millones de dólares.

El gobernante comentó que los responsables del FMI "ahora hacen 'proyecciones' hasta el 2021. Es decir, ¡pasaron de economistas a astrólogos!".

Y agregó: "Pero si de abril a acá tienen tantos errores, ¡imaginen en 5 años! La pregunta: ¿quién paga tanta irresponsabilidad?".

"Y algunitos (algunos) todavía sueñan con el FMI. Dicen que ya no es tan 'salvaje'", concluyó.

El Banco Central de Ecuador estimó el 1 de septiembre que este año la economía nacional decrecerá un 1,7 % debido a los choques externos que ha enfrentado el país, como la caída del precio del petróleo, la revalorización del dólar, la devaluación monetaria en países vecinos y el terremoto de abril.

Según la entidad, el producto interior bruto (PIB) alcanzará los 96.217 millones de dólares, lo que supondrá -1,7 % respecto del año pasado.

Su gerente, Diego Martínez, estimó entonces que la diferencia entre las proyecciones de esa entidad y las de organismos multilaterales como el FMI obedece a que esas instituciones no disponen de "datos frescos" y a que creían que Ecuador no conseguiría una financiación internacional suficiente para este año.