Dejan sin efecto nivel de 'alerta amarilla' en volcán Cotopaxi

Ratio:  / 0
MaloBueno 

volcan

QUITO (EFE).- La Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) de Ecuador resolvió hoy dejar sin efecto el nivel de "alerta amarilla" (precaución) en las zonas de influencia del volcán Cotopaxi, en el centro andino del país, ante una bajada importante de su actividad interna y superficial.

El nivel de "alerta amarilla" había sido decretado por la SGR el 14 de agosto del año pasado, cuando el volcán, situado a unos 45 kilómetros al sur de Quito, experimentó una súbita subida de su actividad sísmica, generó dos explosiones y emanó frecuentes columnas de gas y ceniza.

La salida constante de ceniza afectó a varios poblados cercanos pero, sobre todo, causó preocupación entre la ciudadanía por la cercanía del coloso a centros poblados, especialmente las zonas de los valles aledaños a Quito (al norte) y de la ciudad de Latacunga (al sur), ante el peligro de "lahares" o avalanchas.

La SGR anunció que acogió un informe del Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional, que advertía de la reducción de la actividad en el Cotopaxi, por lo que resolvió "dejar sin efecto el nivel de alerta amarilla en las zonas de influencia por potenciales lahares".

El ente recordó que las zonas de eventual influencia de esos flujos de escombros de origen volcánico están ubicadas en las provincias de Cotopaxi, Napo, Pichincha y Tungurahua.

Según la información que dispone la SGR, la actividad sísmica ha llegado a niveles anteriores a la reactivación del 14 de agosto pasado, mientras las emisiones de ceniza han, prácticamente, desaparecido.

Eventualmente se han registrado pequeñas emisiones blanquecinas de vapor de agua a nivel del cráter y la media sísmica se ubica en 13 eventos leves por día, con tendencia descendente.

La SGR encargó al IG mantener la vigilancia sobre el volcán Cotopaxi y también dispuso que continúen las acciones de capacitación de la ciudadanía ante una eventual futura reactivación del coloso.

El Cotopaxi, de 5.897 metros de altitud, se encuentra situado en el ramal oriental de la cordillera de los Andes y es visible fácilmente desde Quito.

Este volcán forma parte del casi medio centenar que posee Ecuador y es actualmente uno de los más activos junto al Tungurahua, Reventador y Sangay, todos ellos vigilados permanentemente por el Instituto Geofísico.